poLéticas del cuerpo -p-

70414

cuerpes cárcel muerte en casa

Alfombras rugosas disfrazadas de paraíso azul turquesa. La muerte como objeto de aparador de funeral. Una cosa más para producir dinero, uno más de los negocios sucios del ocio social.

Entro, corro y lloro hondo. Chamarra de piel nos abraza y nos dice “ahora sólo estamos nosotros tres”. Ellos aprietan los dientes con ese tic que sólo después lograría reconocer, el tic blanco de la muerte en polvo. Esa muerte que hace tiempo venía a cobrarnos abono. Esa muerte que aprendió el camino y no venía de paso. Esta vez no pudiste escapar, no contestaste el teléfono ni abriste la puerta pero la muerte ya estaba en casa, fiel y atenta a tu llamado nocturno. Ya se habían conocido antes, eran amigos y enemigos en las salas de hospital y en las camas de tus antiguos difuntos; amor y odio, esperanza y oscuridad.

Eras demasiado lúcido para lograr vivir sobrio rodeado de tanta mierda. Te gustaba discutir conmigo, eran tus mejores momentos, me provocabas solamente para saber qué tan roja era la estrella que con orgullo idealista me habías heredado. Socialista de sueños grandes, la culpa y los hospitales te mataron la vida pero nunca los sueños.

Veo los cuerpos vecinos, vacíos rotos y copiados; cuerpos silenciados. Cuerpos máquina cuerpos casa; cuerpos deformados. Cuerpas territorio del Estado. Cuerpas en resistencia. Cuerpas vivas libres rebeldes.

Cuerpes Cárcel. Cuerpus Conciencia. Corpus Cristi.

Subo el elevador, se abre la puerta que muestra los carruajes con ruta fondo de cielo o cumbre del infierno. Ataúdes de distintos estilos, tamaños y precios. Si fuiste el chingón del pueblo sale gratis el boleto. Escojo negro como el cuaco que te llevó a encontrarte con tus parientes del otro lado, “acá los vamos a esperar para cuando quieran venir”, dijiste tranquilo con las riendas en tus manos.

Una caja dentro de otra caja y otra caja y otra caja… y otra caja y otra caja… es la humilde fotografía de la vida y muerte modernas. Cajas de mármol rosado con la imagen del niño Jesús, “esas son para lxs niñxs”; cajas sencillas con marco dorado, cajas al alcance de los trabajadores del Estado. Dime en qué caja mueres y te diré quién eres. “Tiene que ser ni muy barata ni muy cara, no vayan a decir que era pobre o tacaño, ni mucho menos burgués o burócrata, hay que cuidar lo que van a decir del doctor. ¡Ah! y no fue el alcohol, fueron los medicamentos tan fuertes que tomaba para los intensos dolores que tenía que aguantar el pobre doctorcito”.

-¿No te parece absurda tanta caja?

Caja de medicamento, caja de zapatos, caja de muerto,

caja de pizza, caja sorpresa, cajas de huevo,

cajita de recuerdos, cajita pancho villa, cajita con premio.

Ala 1pm el homenaje en la universidad, luego esa tortura asfixiante con ruidos del infierno a donde hay que ir para que te bendigan la muerte; y esque hasta para morir tiene uno que pedirle permiso al Señor. “Hay que morir para vivir”, repite el rezo en tono triste.

Cuando me venga a llevar esa catrina, le pediré que me lleve todita de regreso al universo, sin pedir permiso, libre, sin caja; así nomás, de vuelta a casa. Agua, aire, tierra y fuego serán mi refugio. Y si se puede escoger, pido muerte natural.

Como un navío que va

con prisa al fondo del mar

así

murió

papá

La vi pero no la quise ver, muerte amarilla color sangre, escondida tras la puerta del baño, diciendo “todo está bien ahorita nos vamos”. Sigilosa nunca tumultuosa, hirviendo a carcajadas debajo del abdomen de la culpa abultada. Balbuceaba en pequeños vómitos silenciosos. Poco a poco acelerándose al final, aguantando la angustia de encontrar una soledad más fría después del mar. Poco a poco acelerándose al final.

Mueres la noche de tu guardia, nunca te dejaron solo frente al salto infinito.

Sigues buscando nuevos horizontes,

-y esque después de dejar el cuerpo dolorido el viaje es más ligero, ¿verdad?

¿Será que se emborracha hasta el alma cuando ni la muerte perdona?

¿papá?

¿llegaste bien?

¿viste a mamá?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s