el burrito y las piedras

burroAzul

01-0414

Había una vez, en el mundo de aquí a la vuelta, un burrito nada burrito.

Uno de esos días de aguas regresando de la montaña, su madre le dijo: “mijito, aunque todxs crean que eres tontito, su gran ignorancia un día les harás ver”. Al burrito no le preocupaba mucho lo que pensaran de él y andaba siempre contento mirando las piedritas, le parecían simpáticas redondas, unas grandes y otras gordas. Se preguntaba cuánta memoria tendrían y cuántas historias podrían contarle.

Mamá, sabes algún cuento de piedritas? ¿te han dicho algo? ¿por qué conmigo se hacen las duras y no quieren hablarme?” le preguntó el burrito a su mamá, “Mmmm”, dijo la madre, “pues dicen que en la sierra tarahumara cuando una se enamora le avienta piedritas a su amor, y ellas muy muy calladitas se van poquito a poquito rodando hasta su corazón”. “Órale! ¿qué más?”. “Bueno eso va a tener que esperar porque ahora tenemos que concentrarnos en no perder el horizonte. Pero mira bien las piedras del camino que siempre te han de guiar”.

Una tarde calurosa, una piedra llena de grises, negros, rosas y rojos, con un aspecto misterioso casi sabio, se acercó a la pezuña del burrito: “hemos destruido reyes, dictadores, policías, oficinas, escuelas, zoológicos y hospitales. Hemos cuidado y construido el mundo desde que tenemos memoria, compañero”. “Uooou”, gritó el burrito dando saltos salvajes, “¡sabía que algún día comprendería el lenguaje de las piedras!”; se emocionó tanto que después de escucharlas se fue a leer un poco de historia del mundo. No encontró nada que hablara de las piedras rebeldes, hasta que dio con unas líneas de un libro muy gordo que algunxs llaman La Biblia, que decía, “Yo les aseguro que si ellos se callan, hasta las piedras gritarán” (Lc 19, 40). “Interesante ¿pero cuándo gritan, será de noche cuando todxs duermen?”, dijo el burrito.

Siguió días buscando respuestas a sus preguntas hasta que dio con un papelito muy bien escondido que decía “Lanzar piedras es el derecho y el deber de toda persona sometida a la dominación… Lanzar piedras es una acción tanto como una metáfora de la resistencia. Perseguir a los que arrojan piedras, incluyendo a los de 8 años de edad, es parte inseparable de los requisitos laborales del gobernante… no menos que disparar, torturar, robar tierras, restringir la libertad de movimiento y asegurar la distribución desigual del agua…”, “Mmmm, ya voy entendiendo, seguro que al lanzarlas contra el gobierno que dispara, tortura y roba, ellas gritan llenas de alegría”, pensó el burrito sonriendo.

Comenzó a caminar hacia su casa entre pensativo y contento rodando algunas piedritas entre sus pezuñas. Estaba casi satisfecho de comenzar a comprender el lenguaje de las piedras, cuando de pronto, escuchó una radio que las nombraba: “las piedras anarquistas fueron muy importantes para nosotrxs porque nos defendieron. No tenemos miedo de usar la violencia para protegernos”, con esto le quedó más claro el mensaje de las piedras, “vuelan y gritan para defender a otrxs del mal gobierno”, afirmó.

Otra noche caminando por ahí, vio un poema escrito en una pared muy colorida: “Despertemos, seamos lo que quieran las piedras…”. Todo parecía hablarle de ellas, todo parecía acercarlo cada vez más a la voz de las piedras. Pero se quedó pensando en el poema, no lograba entenderlo muy bien, “seamos lo que quieren las piedras”, repetía, “pero ¿qué quieren las piedras?”, se preguntaba. Por más que pensaba y pensaba no podía encontrar la respuesta, ya había aprendido cuándo gritan pero no sabía lo que querían. “Seguramente no todo está escrito”, pensó y se fue corriendo a la montaña buscando la voz de las piedras más primeras para preguntarles; pasó días y noches en silencio sin lograr escuchar nada. Pero ese silencio le permitió observarlas, “estas compitas están hechas de tierra”, descubrió el burrito, “están hechas de la misma tierra que nos da alimento, casa y pueblo, ¡están hechas de pueblo, guardan la memoria y el corazón del pueblo! ¡Quieren defender el corazón del pueblo!”, afirmó emocionado.

De pronto, desde el centro del pueblo llegaban gritos que no podía entender muy bien, el burrito bajó corriendo lo más rápido que pudo. Entre fuego y explosiones vio una piedra volando, había tanta dignidad en ese vuelo, que el burrito se quedó con la boca abierta y el corazón caliente. Después de unos segundos se escuchó el ruido de un vidrio tronar, había sido una piedra cargada de rabia quebrando el vidrio de un banco. “Qué bueno”, pensó el burro, “esos mugres bancos son los cómplices del mal gobierno, nomás hacen que nos estemos endeudando y luego ni con millones de cosechas les pagamos lo que nos vienen cobrando”. Luego otra piedra en el aire, esta vez defendiendo a unos compas de los policías que les querían lanzar balas de goma y gas lacrimógeno en la cara. Vio volar una tras otra, todas gritando contra el uso excesivo de la violencia, todas defendiendo el corazón del pueblo.

Hondas y piedras eran las únicas armas que tenía el pueblo para defenderse contra de armas de fuego, tanques y bombas. La batalla no le parecía nada justa y le temblaban las cuatro patitas de sentir tanta rabia. El burrito se quedó cerca, admirando a las piedras gritonas, y vio que estaban todas así nomás, unas contentas rompiendo jaulas capitalistas, otras aguerridas defendiendo compañerxs de lucha, otras ocupadas construyendo barricadas de defensa… otras más abajo construyendo puentes y otras muy otras naciendo nuevos mundos. Poco a poco, sin hacer mucho escándalo, se hizo amigo de una de ellas y la metió en su morral, la piedrita se quedó calladita, esperando el momento para levantarse, volar y gritar: ¡QUE VIVA EL CORAZÓN DEL PUEBLO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s